26 septiembre 2022, Lunes de la XXVI semana del Tiempo ordinario

9/25/2022 9:12:02 AM
Lectionary: 455
evangelio-del-dia.jpg

Primera lectura Job 1, 6-22

Un día fueron los ángeles a presentarse ante el Señor y entre ellos llegó también Satanás. El Señor le preguntó: “¿De dónde vienes?” El respondió: “De dar una vuelta por la tierra”.

 

El Señor le dijo: “¿Te fijaste en mi siervo Job? No hay nadie como él en la tierra; es un hombre íntegro y recto, que teme a Dios y se aparta del mal”.

 

Satanás le respondió: “¿Y crees tú que su temor a Dios es desinteresado? ¿Acaso no has construido tú mismo una cerca protectora alrededor de él, de su familia y de todos sus bienes? Has bendecido el trabajo de sus manos y sus rebaños se han multiplicado por todo el país. Pero hazle sentir un poco el peso de tu mano, daña sus posesiones y verás cómo te maldice en tu propia cara”. El Señor le dijo: “Haz lo que quieras con sus cosas, pero a él no lo toques”. Y Satanás se retiró de la presencia del Señor.

 

Un día en que los hijos e hijas de Job estaban comiendo en casa del hermano mayor, llegó un mensajero a la casa de Job y le dijo: “Tus bueyes estaban arando y tus burras pastando en el mismo lugar, cuando cayeron sobre ellos unos bandidos, apuñalaron a los criados y se llevaron el ganado. Sólo yo pude escapar para contártelo”.

 

No había acabado de hablar, cuando llegó otro criado y le dijo: “Cayó un rayo y quemó y consumió tus ovejas y a tus pastores. Sólo yo pude escapar para contártelo”.

 

No había acabado de hablar, cuando llegó otro y le dijo: “Una banda de sabeos, divididos en tres grupos, se lanzaron sobre los camellos y se los llevaron y apuñalaron a los criados. Sólo yo pude escapar para contártelo”.

 

No había acabado de hablar, cuando llegó otro y le dijo: “Estaban tus hijos e hijas comiendo en casa de su hermano mayor, cuando un fuerte viento vino del desierto y embistió por los cuatro costados la casa, que se derrumbó y los mató. Sólo yo pude escapar para contártelo”.

 

Entonces Job se levantó y rasgó sus vestiduras. Luego se rapó la cabeza, se postró por tierra en oración y dijo:

 

“Desnudo salí del vientre de mi madre

y desnudo volveré allá.

El Señor me lo dio, el Señor me lo quitó;

esa fue su voluntad:

¡Bendito sea el nombre del Señor!”

 

A pesar de todo lo que le sucedió, Job no pecó ni profirió ninguna insolencia contra Dios.

 

Salmo Responsorial Salmo 16, 1. 2-3. 6-7. 8b y 15

R. (6b) Señor, escucha nuestra súplica.

Señor, hazme justicia

y a mi clamor atiende;

presta oído a mi súplica,

pues mis labios no mienten. R.

R. Señor, escucha nuestra súplica.

Júzgame tú, Señor,

pues tus ojos miren al que es honrado.

Examina mi corazón, revísalo de noche,

Pruébame a fuego y no hallarás malicia en mí. R.

R. Señor, escucha nuestra súplica.

A ti mi voz elevo, pues sé que me respondes.

Atiéndeme, Dios mío, y escucha mis palabras;

muéstrame los prodigios de tu misericordia,

pues a quien acude a ti, de sus contrarios salvas. R.

R. Señor, escucha nuestra súplica.

 

Aclamación antes del Evangelio Cfr Mc 10, 45

R. Aleluya, aleluya.

Jesucristo vino a servir

y a dar la vida por la salvación de todos.

R. Aleluya.

 

Evangelio Lc 9, 46-50

Un día, surgió entre los discípulos una discusión sobre quién era el más grande de ellos. Dándose cuenta Jesús de lo que estaban discutiendo, tomó a un niño, lo puso junto a sí y les dijo: “El que reciba a este niño en mi nombre, me recibe a mí; y el que me recibe a mí, recibe también al que me ha enviado. En realidad el más pequeño entre todos ustedes, ése es el más grande”.

 

Entonces, Juan le dijo: “Maestro, vimos a uno que estaba expulsando a los demonios en tu nombre; pero se lo prohibimos, porque no anda con nosotros”. Pero Jesús respondió: “No se lo prohiban, pues el que no está contra ustedes, está en favor de ustedes”.

Lên đầu trang