10 enero de 2022, Lunes de la I semana del Tiempo ordinario

1/9/2022 6:23:48 PM
Lectionary: 305
evangelio-del-dia.jpg

Primera lectura 1 Sm 1, 1-8

Había un hombre en Ramá, de la tribu de Efraín, llamado Elcaná, que tenía dos mujeres, Ana y Peninná. Peninná tenía hijos y Ana no los tenía. Todos los años Elcaná subía desde su ciudad al santuario de Siló, para adorar al Señor de los ejércitos y ofrecerle sacrificios. Ahí vivían los dos hijos de Elí, Jofní y Pinjás, sacerdotes del Señor.

Cuando ofrecía su sacrificio, Elcaná daba a Peninná y a cada uno de sus hijos, su parte; pero a Ana le daba una porción doble, porque la amaba con predilección, aun cuando el Señor no le había concedido tener hijos. Peninná, su rival, se burlaba continuamente de ella a causa de su esterilidad y esto sucedía año tras año, cuando subían a la casa del Señor. Peninná la humillaba y mortificaba, y Ana se ponía a llorar y no quería comer.

Una vez Elcaná le dijo: “Ana, ¿por qué lloras y no quieres comer? ¿Por qué está triste tu corazón? ¿Acaso no valgo yo para ti más que diez hijos?”

Salmo Responsorial Salmo 115, 12-13. 14-17. 18-19

R. (17a) Te ofreceré, Señor, un sacrificio.

¿Cómo le pagaré al Señor

todo el bien que me ha hecho?

Levantaré el cáliz de salvación

e invocaré el nombre del Señor. R.

R. Te ofreceré, Señor, un sacrificio.

Cumpliré mis promesas al Señor

ante todo su pueblo.

Le ofreceré con gratitud un sacrificio

e invocaré su nombre. R.

R. Te ofreceré, Señor, un sacrificio.

Cumpliré mis promesas al Señor

ante todo su pueblo.

en medio de su templo santo,

que está en Jerusalén. R.

R. Te ofreceré, Señor, un sacrificio.

Aclamación ante el Evangelio Mc 1, 15

R. Aleluya, aleluya.

El Reino de Dios ya está cerca, dice el Señor;

arrepiéntanse y crean en el Evangelio.

R. Aleluya

Evangelio Mc 1, 14-20

Después de que arrestaron a Juan el Bautista, Jesús se fue a Galilea para predicar el Evangelio de Dios y decía: “Se ha cumplido el tiempo y el Reino de Dios ya está cerca. Arrepintanse y crean en el Evangelio”.

Caminaba Jesús por la orilla del lago de Galilea, cuando vio a Simón y a su hermano, Andrés, echando las redes en el lago, pues eran pescadores. Jesús les dijo: “Síganme y haré de ustedes pescadores de hombres”. Inmediatamente dejaron las redes y lo siguieron.

Un poco más adelante, vio a Santiago y a Juan, hijos de Zebedeo, que estaban en una barca, remendando sus redes. Los llamó, y ellos, dejando en la barca a su padre con los trabajadores, se fueron con Jesús.

Lên đầu trang